martes, 11 de abril de 2017

LA ÚLTIMA SESIÓN: POLLOCK



2 comentarios:

  1. ¿Es necesario tener problemas sicológicos o una personalidad o vida arrolladora para ser un artista reconocido y pasar a la historia? Esa es la pregunta que ronda en mi cabeza después de haber terminado de ver estas series de películas y en especial esta. Pollock ha pasado sin pena ni gloria por este repertorio de films.
    La película tiene aspectos muy buenos y destacables, como la cuidada imagen y planos o la veracidad con la que se cuenta la vida del artista. También me ha gustado que en algunas escenas se prescinda al completo del sonido, pero a partir de ahí todo empieza a fallar para mí. Para empezar hay partes que se me hacen excesivamente lentas, por ejemplo desde cuando se mudan a la nueva casa hasta que vuelve a recaer en la bebida, y eso es bastante tiempo, entiendo que si la vida de Pollock no ha tenido nada realmente destacable en años no se puede mostrar en una película que pretende narrar su biografía pero si eso es así entonces no dediques tanto tiempo a esa parte.
    En particular no me molesta que se me cuente su vida por muy atormentada que pueda ser ya que eso puede llegar incluso a atraerme. Lo que quiero decir es que realmente es algo morboso saber de la enfermiza personalidad del artista y por lo tanto esto hace que me interese más por su vida, es el mismo caso que en la película del loco del pelo rojo, lo que más me gusto es que no tenía idea de todos los problemas de Van Gogh.
    Por otra parte Pollock es una persona que al saber algo personal de él ya le vas a tener un cierto recelo. En la película se nos muestra la relación con su mujer Lee, él con ella, sobre todo en sus enfrentamientos es totalmente detestable al igual que cuando la permite comportándose como un niño que ella haga de su agente y le mantenga con vida, de hecho en una escena ella le está cortando las uñas lo que dice mucho de su relación. Tampoco ayuda que en una relación cerrada el tenga amantes. Lo bueno de todo esto es ella. Lee Krasner es una mujer con un potencial increíble, está totalmente capacitada para poder valerse ella sola, pero claro al cruzarse el amor en su vida todo se tuerce. Se ve bien que toda la idealización y admiración que tiene a las obras de su marido no las tiene por las suyas propias. Y ella es quien lo lanza a la fama y estrellato. Se anula como artista y esto lamentablemente y probablemente sea por ser mujer o por ser ese tipo de mujer.
    La pintura de Pollock es repetitiva (al igual que su vida) ves una obra de él y ya puedes dar por vistas la demás. No pretendo menospreciar su arte de hecho admiro que haya conseguido ser original. A destacar estaría la frase que dice en la película de que en la época en la que él pinta ya no se pretende representar la realidad desde fuera si no desde dentro de uno mismo.
    La actuación de Ed Harris es destacable y se merece la candidatura a mejor actor en los Oscar del año 2000, la de Marcia Gay interpretando a Lee no tanto, claro que aun así tiene dos nominaciones lo que hace replantearme mi criterio.
    No me ha transmitido ningún sentimiento de ningún tipo, me daba igual que se muriera, que fuera alcohólico o que no tuviera ningún éxito como artista, yo permanecía impasible.
    Leyendo críticas he visto que la mayoría por no decir todas tachan a la película de conmovedora y realmente buena así que lo mismo dentro de unos años cambio de opinión. O lo mismo no.

    ResponderEliminar
  2. ¿Es necesario tener problemas sicológicos o una personalidad o vida arrolladora para ser un artista reconocido y pasar a la historia? Esa es la pregunta que ronda en mi cabeza después de haber terminado de ver estas series de películas y en especial esta. Pollock ha pasado sin pena ni gloria por este repertorio de films.
    La película tiene aspectos muy buenos y destacables, como la cuidada imagen y planos o la veracidad con la que se cuenta la vida del artista. También me ha gustado que en algunas escenas se prescinda al completo del sonido, pero a partir de ahí todo empieza a fallar para mí. Para empezar hay partes que se me hacen excesivamente lentas, por ejemplo desde cuando se mudan a la nueva casa hasta que vuelve a recaer en la bebida, y eso es bastante tiempo, entiendo que si la vida de Pollock no ha tenido nada realmente destacable en años no se puede mostrar en una película que pretende narrar su biografía pero si eso es así entonces no dediques tanto tiempo a esa parte.
    En particular no me molesta que se me cuente su vida por muy atormentada que pueda ser ya que eso puede llegar incluso a atraerme. Lo que quiero decir es que realmente es algo morboso saber de la enfermiza personalidad del artista y por lo tanto esto hace que me interese más por su vida, es el mismo caso que en la película del loco del pelo rojo, lo que más me gusto es que no tenía idea de todos los problemas de Van Gogh.
    Por otra parte Pollock es una persona que al saber algo personal de él ya le vas a tener un cierto recelo. En la película se nos muestra la relación con su mujer Lee, él con ella, sobre todo en sus enfrentamientos es totalmente detestable al igual que cuando la permite comportándose como un niño que ella haga de su agente y le mantenga con vida, de hecho en una escena ella le está cortando las uñas lo que dice mucho de su relación. Tampoco ayuda que en una relación cerrada el tenga amantes. Lo bueno de todo esto es ella. Lee Krasner es una mujer con un potencial increíble, está totalmente capacitada para poder valerse ella sola, pero claro al cruzarse el amor en su vida todo se tuerce. Se ve bien que toda la idealización y admiración que tiene a las obras de su marido no las tiene por las suyas propias. Y ella es quien lo lanza a la fama y estrellato. Se anula como artista y esto lamentablemente y probablemente sea por ser mujer o por ser ese tipo de mujer.
    La pintura de Pollock es repetitiva (al igual que su vida) ves una obra de él y ya puedes dar por vistas la demás. No pretendo menospreciar su arte de hecho admiro que haya conseguido ser original. A destacar estaría la frase que dice en la película de que en la época en la que él pinta ya no se pretende representar la realidad desde fuera si no desde dentro de uno mismo.
    La actuación de Ed Harris es destacable y se merece la candidatura a mejor actor en los Oscar del año 2000, la de Marcia Gay interpretando a Lee no tanto, claro que aun así tiene dos nominaciones lo que hace replantearme mi criterio.
    No me ha transmitido ningún sentimiento de ningún tipo, me daba igual que se muriera, que fuera alcohólico o que no tuviera ningún éxito como artista, yo permanecía impasible.
    Leyendo críticas he visto que la mayoría por no decir todas tachan a la película de conmovedora y realmente buena así que lo mismo dentro de unos años cambio de opinión. O lo mismo no.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.